back

Biocombustibles

Agitadores y conocimientos para el desarrollo de la producción de biocombustibles

En las últimas dos décadas, EKATO ha suministrado un gran número de agitadores eficientes y potentes a plantas de bioetanol y biodiésel. Gracias a nuestra amplia experiencia, EKATO también le da soporte durante todo su proceso de desarrollo, desde pruebas de laboratorio, escalados hasta el producto terminado.

¿ALGUNA DUDA?

NUESTROS ESPECIALISTAS ESTARÁN ENCANTADOS DE ASESORARLO.
ENCONTRAR UN CONTACTO

Durante décadas se han investigado fuentes alternativas de energía y materias primas para procesos industriales, ya que las energías fósiles se están agotando. En los dos últimos decenios, EKATO ha suministrado un gran número de agitadores eficientes y potentes para plantas de bioetanol, con volúmenes de producción de hasta 450.000 t/año, y plantas de biodiésel.

Sin embargo, la gama de servicios no se limita al suministro de agitadores. EKATO también le da soporte durante todo su proceso de desarrollo, desde pruebas de laboratorio, escalados hasta el producto terminado.

El laboratorio de EKATO ofrece un espacio de más de 1.000 m² para pruebas y análisis con los productos originales de los clientes. Estudios de CFD, ingeniería básica y detallada de los recipientes y sus instalaciones completan nuestra gama. EKATO le da soporte, comenzando con su primera idea y es su socio hasta que la planta de producción esté lista para operar.

Las primeras plantas de bioetanol de primera generación comercialmente exitosas fueron construidas después del cambio de milenio.

En tales plantas, el almidón (por ejemplo, almidón de maíz o de cereales) o el azúcar de caña se convierte en bioetanol tras numerosas etapas. Para evitar depósitos sólidos en los recipientes de gran volumen (fermentadores y pozos de cerveza), EKATO ofrece unos agitadores rentables y altamente efectivos de tipo ES, que se instalan lateralmente en la pared del recipiente.

Por lo tanto, los costes de inversión para las plantas de bioetanol pueden reducirse significativamente. Los deflectores extensos, de obligado uso para los agitadores de entrada superior, no son necesarios para este sistema de agitación y, al mismo tiempo, las fuerzas que actúan sobre el recipiente se reducen sustancialmente. Esto hace posible un diseño mucho más reducido del recipiente.

Por lo tanto, los agitadores de entrada superior sólo son necesarios para tareas de mezclado que también requieran un excelente rendimiento de homogeneización en la parte superior del recipiente. Por supuesto, EKATO también ofrece la mejor solución para estos requisitos.

Debido a la competencia por la superficie entre la producción de alimentos y las materias primas, la tendencia actual es el bioetanol de segunda generación a base de celulosa. En este caso, la celulosa de paja de cereales, hierba, madera o plantas cultivadas especialmente para ello se procesa para la producción de bioetanol.

Para ser eficientes, estas plantas requieren una alta carga de sólidos. Al comienzo de la etapa del proceso de "hidrólisis enzimática", se puede dar una viscosidad de hasta 250.000 mPa s. El impacto enzimático y el efecto mezclador provocan una disminución hasta menos de 2.000 mPa s en pocas horas. Esto conlleva desafíos complejos para el sistema de mezclado seleccionado.

Dependiendo de si el proceso de hidrólisis se lleva a cabo de forma continua o por lotes y en función del objetivo del cliente (tiempos de mezclado cortos o flujo de pistón), se pueden usar diferentes tecnologías de mezclado en esta fase del proceso altamente viscosa. Es posible llevar a cabo experimentos con diferentes sistemas de agitación y los productos originales en el propio laboratorio de EKATO para determinar el sistema de agitación óptimo. Con la aplicación de las reglas de escalado requeridas, se puede realizar el diseño a la escala operativa.

El biodiésel se hace principalmente de aceite de colza, aceite de girasol, aceite de soja o aceite de palma, pero también de grasas animales o de grasas de fritura residuales. Para producir biodiésel a partir del aceite vegetal extraído, éste necesita ser químicamente convertido a través de una llamada "transesterificación", porque el aceite vegetal no es adecuado para ser utilizado como combustible en motores diésel estándar. El biodiésel resulta pues de la transesterificación, en la que se añaden metanol y un catalizador alcalino al aceite. La mezcla de aceite vegetal y metanol se agita en un recipiente con un intercambiador de calor durante varias horas a temperaturas que oscilan entre 50°C y 65°C.

Después de enfriarse en el depósito de decantación, la mezcla presenta dos fases. La capa superior está formada por biodiésel crudo (baja densidad), la capa inferior -más pesada- contiene glicerina y subproductos.

Después de separar las dos fases (biodiésel crudo/glicerina), el biodiésel crudo pasa por diferentes etapas de limpieza con agua y ácidos, donde también encontramos agitadores. Después de la separación repetida (agua/biodiésel), el biodiésel se enjuaga y se elimina el exceso de metanol. El resultado es un biodiésel de alta calidad.

Debe evitarse un efecto de dispersión demasiado fuerte por parte de los agitadores. De otro modo, conduciría a emulsiones relativamente estables que harían más difícil la separación de fases después del proceso de esterificación y limpieza.

EKATO ha suministrado un gran número de agitadores en todo el mundo para esta aplicación en las últimas dos décadas. Se utilizan principalmente las series de agitadores EKATO-EM y FGL con homologación ATEX.

Descargas

Contactos en todo el mundo Encuentre a su contacto local

Buscar ahora